fbpx

Jaco Pastorius fue un bajista marcado por la tragedia

Jaco Pastorius fue un bajista marcado por la tragedia

Lamentablemente no siempre se trata de cosas positivas en el mundo del entretenimiento. Aunque algunos se dejen ver renuentes a la hora de aceptarlo lo cierto es que la corrupción también puede hacer de las suyas en esta esfera. Lo anterior ha sido demostrado con un énfasis especial en el ámbito musical en el cual a veces no es el talento el factor determinante en el futuro de un artista sino su lista de contactos telefónicos y el poder que esos amigos puedan llegar a tener. El mérito es desplazado por el dinero y los resultados suelen ser catastróficos y persisten en el tiempo.

Jaco Pastorius fue uno de los bajistas más influyentes de su época, lo reconocían con tan sólo escuchar una de sus composiciones o por lo menos eso era lo que aseguraban los medios de comunicación. Lo cierto era que negar su talento era reconocer que se tenía un conocimiento muy pobre sobre la música.

Ahora bien, Jaco no era tan exitoso a nivel personal. De acuerdo con los comentarios que hasta el día de hoy han filtrado sus amigos más cercanos la personalidad de este hombre era un tanto errática de manera que su futuro no podía ser tan prometedor como se veía desde afuera.

Las sustancias ilegales y otros vicios comenzaron a hacer del talento de Jaco una cuestión del pasado y de esa manera se convirtió en un individuo problemático. Comenzó a tomar medicamentos para sus trastornos mentales pero nada de eso parecía ayudarle y el desenlace iba a ser fatal.

En una ocasión decidió que sería buena idea iniciar una pelea en un bar pero el vigilante del lugar le propinó una paliza tan violenta que días más tarde el mejor bajista de ese entonces yacía sin vida en la cama de un hospital.