fbpx

Amy Winehouse conservó la esperanza hasta el último día

Amy Winehouse conservó la esperanza hasta el último día

Cuando un ser querido deja este mundo es frecuente y normal que algunos miembros de la familia se resistan a aceptar la idea, de hecho, esto forma parte del proceso de duelo y no tiene ningún sentido tratar de hacer algo para que no suceda. Ahora bien, cuando muere alguien famoso el asunto se hace masivo porque se trata de alguien que era querido por millones de personas alrededor del mundo. A todo lo anterior debemos sumarle el hecho de que si se trata de alguien joven la experiencia resulta aún más dolorosa. Desde cualquier punto de vista es una tarea muy difícil de asumir.

Amy Winehouse tenía fe de que podría ponerle fin a su adicción al alcohol o por lo menos eso es lo que han dejado saber varios miembros de la familia entre quienes destaca el padre de la cantante. Cuando alguien está intentando resolver su problema adictivo las recaídas forman parte del proceso y eso lo debe manejar el enfermo.

Con esta chica las recaídas se estaban haciendo cada vez más frecuentes y de hecho las estaba teniendo en todos los escenarios familiares posibles lo que hacía que no permitieran que los niños se acercaran a ella. Es válido acotar que Amy estaba siendo aislada del mundo.

Pese a todas esas dificultades esta mujer estaba segura de que iba a poder ponerles fin a todos esos inconvenientes pero como suele pasar la fuerza de voluntad no fue suficiente y como ya sabes; el resultado final fue devastador para la comunidad de fanáticos que seguían el trabajo de esta mujer.

De la actitud de Amy ante la crisis podemos aseverar que fue positiva de manera que aunque se acercaba el final ella guardaba la esperanza de que algo pudiera ayudarla a seguir lidiando con sus demonios. Winehouse es recordada como un ejemplo de perseverancia.