fbpx

Los trabajos más raros del mundo (Parte 1)

Los trabajos más raros del mundo (Parte 1)

Si crees que tu trabajo es aburrido, deberías ver entonces lo alocado que son estos trabajos y por eso entran dentro de la categoría de los trabajos más RAROS del mundo. Espera a ver a lo que algunas personas se dedican para ganar dinero como este PRIMER conteo que te traemos a continuación. Algunos de estos trabajos son tan raros que te preguntarás, ¿de verdad puede existir alguien que los realice? ¡La respuesta es sí!

  1. Durmiente profesional:

Un hotel en Finlandia contrató a un miembro del personal como “durmiente profesional” para probar la comodidad de sus camas. El individuo duerme en una de las camas del hotel cada noche y escribe una reseña sobre su satisfacción con cada una.

  • Observador de pintura:

No, esto no es una broma. Alguien en realidad se gana la vida viendo la pintura de las paredes secarse. Un hombre en el Reino Unido actualmente tiene este trabajo y pasa sus días pintando láminas de cartón para probar cuánto tardan en secarse las nuevas mezclas de pintura y observando los cambios de color y textura.

3) Ver Netflix a tiempo completo:

¡Imagina que te pagan por ver televisión todo el día! Bueno, para un afortunado empleado, este sueño se ha hecho realidad. Netflix ha contratado a alguien para ver todo su contenido antes de que esté disponible para el público y su función es revisar y asignar a cada programa su etiqueta correcta, lo que nos ayuda a los espectadores a encontrar exactamente lo que buscamos.

4) Empujar personas en el tren:

Si crees que el metro de Londres es malo por la cantidad de gente que hay, deberías ver los trenes en Japón. Los “Oshiyas” se contratan para ayudar a meter a tantas personas en un tren como sea posible empujándolos desde el exterior hasta que las puertas se cierren.

5) Profesional de luto:

Es una tradición en el sudeste asiático que un funeral debe ser ruidoso para que ayude a los muertos a viajar a la otra vida, por lo que se contrata a personas que lloran y lloran ruidosamente durante el servicio.