fbpx

Las chicas solo quieren divertirse!, reclamó Cyndi Lauper

El mundo del feminismo no es algo nuevo en nuestra vida como sociedad pues desde tiempos inmemorables a la mujer siempre se le ha visto como un problema en la sociedad que debe ser arreglado diezmando, trantandolo como un ser inferior y demostrándole que siempre tiene que obedecer todas las normas que se le impongan. No por nada las mujeres del planeta se hartaron de esta situación y quisieron demostrar que ellas también tenían derecho a la diversión, a expresar sus opiniones y a ser libres tal y como vinieron al mundo sin tener que rendir cuentas a nadie. El movimiento feminista viene con todo…

Himno feminista y clásico ochentero que encumbró a la extravagante Cyndi Lauper a lo más alto con un inolvidable videoclip.

Si por algo se ha caracterizado Cyndi Lauper ha sido por su extravagancia. Pero extravagancia bien entendida, no como reproche, sino como sinónimo de diferente, especial, genuino. En esto de la música la originalidad es algo de lo que solo unos pocos pueden presumir, y Cyndy se encuentra entre los elegidos. Pero me da la sensación también que esa extravagancia, pero mal entendida, hizo que muchos obviaran su increíble voz (capaz de abarcar cuatro octavas), su extraordinaria capacidad compositiva y su tenacidad y perseverancia a la hora de triunfar en la música, que le hicieron superar una lesión de cuerdas vocales que la dejó sin voz recuperada tras un año de terapia, juicios con la discográfica, arruinamiento económico…
Finalmente su oportunidad llegó en 1983 cuando su mánager y amante ocasional David Wolff le consiguió un contrato para publicar She´s so unusual, que vendió 4,5 millones de copias en EEUU ese año y logró colocar simultánemente 4 de sus temas en el Top 5 del Billboard, algo que ningún artista había conseguido antes.

El primero de ellos fue este pegadizo Las chicas solo quieren divertirse, realmente escrito y grabado por Robert Hazard en el ´79 y cuyas líricas fueron ligeramente alteradas por Cyndi para convertirlo en un himno sobre el papel de la mujer en la sociedad de la época. Culturalmente se le sigue considerando como un clásico feminista y musicalmente es un clásico ochentero que alcanzó el puesto número 23 en Las mejores 100 canciones de los 80 según VH1, y el 22 en Las 100 mejores canciones Pop de Mtv.

Logró el número uno en más de diez países distintos, y el Top 10 en más de quince, algo a lo que contribuyó de manera directa un inolvidable vídeo musical cuyo elenco protagonista incluye al luchador Capitán Lou Albano en el papel del padre, a su abogado como su pareja de baile y a su verdadera madre como tal. Por primera vez en la historia se mezclan imágenes computerizadas con reales, como la escena final del dormitorio de Lauper, la cual constituye un homenaje a la famosa escena del camarote en la película de los Hermanos Marx Una noche en la ópera.

Tras grandes éxitos como Time after time, The Goonies ‘R’ good enough, True colors o I drove all night apostó por sonidos más maduros; Yo sin dudarlo me decanto por el innegable y extraordinario talento que le ha hecho superar modas, décadas y estilos musicales.

Bonus track:
Revisión ´94 Hey Now (Girls just want to have fun)
Revisión ´05 con Puffy AmiYumi
Versión Russian Red