La mejor guitarra del rock nació en adversidades

Las carencias humanas son siempre una limitación para quien quiera verlas de esa forma en el sentido de poder ver una u otra cara de la moneda según tus creencias, tu experiencia y tu razonamiento en el momento, para poder enfrentar una situación en específico. Es por ello que siempre vimos como una misma situación puede tener desenlaces distintos y por supuesto resultados distintos. Claro está, hay que dejar en cuenta que las carencias son en distintos ámbitos, y pues en ese sentido de mayor o menor gravedad.

Pero sin lugar a duda lo que más pega, y muchas veces afecta más, es el ámbito monetario y pues las carencias en este ámbito vaya que son de las más fuertes, las más acomplejantes y de las que más se ven en la actualidad. No obstante, siempre hay soluciones en la vida, y sino que lo diga Bryan May, un joven que definitivamente sabe cómo reforzarse ante las situaciones y como siempre quiso una guitarra pero era excesivamente muy cara, ya que era una Fender Stratocaster.

Pero la limitación monetaria no fue un obstáculo para él, y decidió diseñar y construir con su mismas habilidades y la ayuda de su padre, una guitarra, pero no cualquier guitarra, sino que construyeron con madera de caoba (del marco de su chimenea) y con unos muelles de una motocicleta vieja, la legendaria guitarra “Red Special” la cual, como dijimos anteriormente, no fue cualquier guitarra sino que fue aquella que se convirtió en legendaria por su particular sonido, el inconfundible y destacado sonido que le ofrecía la Red Special a la super banda de rock Queen.

Sin duda alguna, más allá de un gran sonido y de un excelente resultado musical, no se puede echar de menos la histórica y estupenda creación de dicho instrumento, lo cual sin duda es extraordinario.

Comentarios de Facebook