John Lennon era capaz de hacer su propio pan

Comer, en líneas generales, suele ser una actividad muy placentera pero hay quienes ponen eso en un segundo plano, esto es especialmente cierto si se compara con el acto de cocinar. Tomar el control de todo y preparar algo que deleite a los demás puede ser algo insuperable pero no se trata solamente de eso sino que además saber cocinar te convierte en una persona más independiente. Lo más importante a la hora de realizar cualquier platillo es tener siempre en mente los clásicos puesto que será esto lo que de verdad hará la diferencia. Complicarse hace que todo tenga un sabor amargo.

En esta oportunidad tenemos el caso de John Lennon quien es reconocido a nivel mundial  por sus poderosas interpretaciones las cuales han influido de una u otra manera en todos los géneros musicales. Pues bien, este sujeto fue uno de los más básicos cuando correspondía alimentarse.

Lennon era un fiel defensor de la simplicidad y era un principio que aplicaba incluso en su desayuno. En las mañanas lo único que acostumbraba a comer eran unas hojuelas de maíz con leche. Si se levantaba con ganas de innovar estaba dispuesto a ponerle un poco de avena a aquella preparación.

John era hijo de un panadero y por esa razón aprendió a preparar su propio pan desde que era apenas un niño y de adulto no dejó a un lado sus habilidades para hornear. Nunca permitió que se invirtiera dinero en adquirir pan cocinado en alguna fábrica sino que él se encargaba de todo en la cocina.

Las mujeres que trabajaron en la casa de Lennon aseguran que el cantante también tomaba múltiples pócimas con el objetivo de dormir mejor y concentrarse en sus actividades. Esta estrella era fiel defensor de la capacidad de estas infusiones para hacer que todo el organismo funcionara bien.

Comentarios de Facebook