Elvis Presley tenía un estómago feroz

Vivimos en una sociedad en la cual tenemos poco tiempo para dedicarnos a nosotros mismos y esto ha sido así desde hace ya un montón de años de manera que incluso los famosos que ya no se encuentran en este mundo sufrieron las consecuencias de esto. La falta de tiempo tiene el potencial necesario para afectar incluso la forma de comer de las personas y los cantantes de rock definitivamente no son la excepción a esta regla. Uno podría esperar que los representantes más relevantes no fueran víctimas pero de esta realidad nadie se escapa. Hoy tenemos un ejemplo perfecto para ti.

De acuerdo con nuestras fuentes Elvis Presley tenía un estómago feroz en el sentido de que era capaz de comer casi cualquier cosa y no importaba el horario porque debido a que pasaba la mayor parte del tiempo trabajando era imposible que se detuviera para cenar algo sano.

Elvis era fanático de la carne y aunque la prefería bien cocida en muchas ocasiones se la tuvo que comer prácticamente cruda porque no había otra opción. Según comentarios emitidos por el mismo cantante cuando se comía la carne prácticamente cruda también lo disfrutaba bastante porque incomodaba a los demás.

Ahora bien, hay que tomar un detalle en consideración y es que a medida que este hombre se fue haciendo famoso también se hizo posible que pudiera contratar a un chef profesional quien de hecho se hizo responsable de que el astro del rock mantuviera su peso totalmente contralado.

Elvis siempre fue un hombre que prefería vivir al límite y por esta razón la dieta nunca iba a ser algo lo suficientemente relevante para él como para tener que hacer una pausa en su agenda solamente para comerse un emparedado de pavo. Para el día de hoy todavía los que trabajaron con él lo recuerdan.

Comentarios de Facebook