David Bowie experimentó con la carne de cordero y los tragos

Cocinar se puede convertir en una de las experiencias más relevantes para la vida de cualquiera y es que a través de esta actividad que parece tan simple se esconden un sin número de detalles que podrían hacer que incluso el más introvertido sienta algo de curiosidad. Los que saben sobre este arte culinario reconocen que un solo ingrediente puede marcar la diferencia cuando se trata de producir una sensación especial en el paladar de alguien. Ahora bien, la cocina se puede mezclar muy bien con cualquier otra cosa y cuando esto ocurre con la música la verdad es que los resultados son espectaculares.

David Bowie es uno de los representantes más destacados de la música en el género del rock. Este hombre ha cosechado éxitos en casi todos los países del mundo y para el día de hoy todavía su música es respetada pero son pocos los que han tenido acceso a otros aspectos de su vida.

Este hombre se caracterizaba por disfrutar de la cocina como si de un chef se tratara y aunque no tenía ninguna formación profesional en este sentido lo que más llamaba su atención era el hecho de poder complacer a los demás con sus platillos los cuales quedaban grandiosos según sus invitados.

Dicen que la especialidad de Bowie era la carne de cordero la cual aprendió a preparar en todas las versiones posibles. De verdad que era algo impresionante. David también experimentó durante muchos años con la preparación de tragos. Tuvo que hacer tiempo para tomar algunos cursos pero valió la pena.

Esto último hizo que Bowie se convirtiera en el centro de la fiesta de manera que cuando se ajustaban todos los detalles para hacer una reunión él se encargaba de que todos la pasaran bien a través de unos tragos especiales. Lo hacía como los maestros.

Comentarios de Facebook