The Clash y la poderosa carga política de sus canciones

La música puede llegar a tener un gran número de usos, es decir, pretender limitar sus aplicaciones al disfrute de los demás resulta casi insultante para quienes también son capaces de usar la música para protestar. Por supuesto que es una labor muy noble pero también una muy compleja debido a que transmitir sentimientos de ira o desenfreno puede llegar a ser agotador para cualquiera. Ahora bien, los que logran emplear la música para algo más que hacer reír a los demás logran pasar a la historia aunque también suelen ser los más criticados. Podemos concluir que es un arma de doble filo.

The Clash fue una banda de rock punk de origen británico y como te podrás imaginar el hecho de representar el punk en la década de los setenta ya se deja ver como un reto realmente complejo de manera que sería justo suponer que tuvieron que enfrentar una serie de trabas que incluso incluían vetos internacionales.

El contenido de las letras de esta banda se caracterizaba por ser eminentemente político y no solamente eso sino que además parecían ajustarse al país en el cual se iban a estar presentando por eso cuando cantaron en Alemania justo en el momento en que dicha nación se encontraba dividida hizo que los ojos del mundo se voltearan para ver qué iba a pasar.

The Clash fue vetada casi de manera automática en Alemania puesto que las autoridades consideraron que el contenido de las producciones de la banda era innecesariamente político de manera que podía tener un efecto negativo en la estabilidad mental de la población. Se nota que los argumentos de este veto carecen de mérito y nunca debió ser procesado.

La realidad es que necesitamos más de estos grupos que se atrevan a convertirse en las voces de miles de personas que todavía son víctimas de gobiernos que limitan la libertad de expresión.

Comentarios de Facebook