El día en que Jimmy Hendrix hizo fuego frente a sus fanáticos

Los años sesenta estuvieron colmados de acontecimientos que generaron un efecto importante sobre la manera en que concebimos el mundo de forma que merece la pena analizar algunos de esos hitos a profundidad. Lo anterior aplicó no solo para la situación política de ese momento sino que además influyó en el porvenir de la música y muy especialmente en lo que sería el rock. Aunque hay quienes aseguran que esto no tuvo un impacto positivo para el género la verdad es que sí que lo tuvo y Jimmy Hendrix es una prueba de eso. Este sujeto hizo lo que nadie más había siquiera considerado.

Jimmy siempre se caracterizó por ser un hombre imposible de imitar, la clave residía en que tenía una personalidad que mezclaba demasiados elementos tales como la ironía, el sarcasmo pero también un profundo amor por el arte que se notaba en la calidad de sus composiciones. El público lo amaba por eso.

La rebeldía por supuesto que era una parte integral de la puesta en escena de Hendrix, sus seguidores habían sido testigos de cosas que solamente tenían algún sentido en la mente de Jimmy que al parecer iba a un ritmo mucho más acelerado que el de las personas que lo rodeaban. Lo que hizo en 1967 se convertiría en una leyenda.

Hendrix estaba haciendo de las suyas en el Monterey Pop Festival cuando de repente, en medio de una de sus interpretaciones, simplemente hizo arder su guitarra, el fuego hizo que los espectadores sintieran un poco de miedo pero al mismo tiempo los motivó a seguir gritando al son de los grandes éxitos del compositor.

Los medios de comunicación se encargaron de documentar todos los detalles técnicos de esta hazaña tan descabellada. Al final resultó que nadie fue puesto en riesgo pero sí que quedaron marcados de por vida.

Comentarios de Facebook