LA MUERTE DE CLIFF BURTON EL BAJISTA Y CEREBRO DE METALLICA.

Cliff  Burton Nacido en Castro Valley, California, el 10 de febrero de 1962-Kronoberg, Suecia, 27 de septiembre de 1986), fue un bajista estadounidense de thrash metal, conocido por haber sido el bajista de Metallica desde 1982 y hasta el día de su muerte. Ha sido clasificado en el puesto 9 entre los diez mejores bajistas de la historia según la revista Rolling Stone.

En 1986 se lanzó el tercer álbum de estudio de Metallica, Master of Puppets ,con el que el grupo obtuvo un gran éxito, catalogándolo según la crítica como uno de los mejores discos de thrash metal. La más importante influencia de Cliff en el álbum es la séptima canción, el instrumental Orion, canción compuesta casi enteramente por Cliff, donde ejecuta solos; sin embargo, la composición más destacada es la canción que le da el título al álbum, Master of Puppets, que, como Cliff Burton declaró en una entrevista de 1986, era su canción favorita de Metallica hasta la fecha.

Después del lanzamiento de este álbum, la banda hizo una gira por los Estados Unidos junto al veterano rockero Ozzy Osbourne y después de recorrer los EE.UU., se dirigieron a Europa. El 26 de septiembre, Metallica tocaba en Estocolmo, Suecia. Fue una gran noche, sobre todo para la banda, era la primera vez que Hetfield volvía a tocar la guitarra en dos meses, ya que se había fracturado el brazo en la mitad de la gira. Esa noche Cliff tocó un gran solo de bajo, en una versión muy melódica de Star Spangled Banner, El Himno Nacional de los Estados Unidos. La última canción que Cliff tocó con Metallica fue una versión de la canción Blitzkrieg, original de la banda del mismo nombre. Sin embargo varios presentes en dicho concierto aseguran que cuando se apagaron las luces y se disponían a abandonar el escenario, las luces volvieron a encenderse mientras se escuchaba el comienzo de Fight Fire with Fire apareciendo nuevamente los integrantes para completar dicha canción. Terminada la canción (sea alguna de las 2 mencionadas), James Hetfield se dirigió al público diciéndole “Muchas gracias, Estocolmo (…) esperamos regresar muy pronto”. Nada sabía Hetfield del fatídico desenlace que tendría aquella noche

Después del concierto, Metallica tomó el autobús para dirigirse de Estocolmo a Copenhague (Dinamarca), para su próximo concierto, que se programó para el 27 de septiembre de 1986. A principios de esa misma noche, la banda eligió cartas al azar para asignarse los puestos en que dormirían, ya que todos querían dormir en la cama de Kirk Hammett. Confirmado por la misma Banda, Cliff Burton sacó el as de picas eligiendo el lugar donde estaba Hammett para dormir, no sabiendo lo fatal que sería eso.

Alrededor de las 6:15 de la mañana, el conductor perdió el control del autobús y trató de enderezar el volante para volver a la carretera. El autobús empezó a patinar fuera de control y rodó varias veces antes de llegar a su fin. Burton salió despedido del vehículo y éste le cayó encima. La banda salió del autobús y encontraron a Cliff aplastado por el vehículo de la espalda hacia arriba. Según Mick Hughes, ingeniero de sonido de Metallica, nadie estaba seguro de si Burton seguía vivo en ese punto.

Finalmente el autobús es levantado y es sacado el cuerpo de Cliff Burton, confirmando su muerte.

Según el conductor, el vehículo derrapó debido a las placas de hielo que había en la carretera, lo que ocasionó el vuelco; Hetfield, furioso por lo sucedido, lo insultó e intentó golpearlo junto con Hammett, siendo detenido por sus compañeros. Posteriormente recorrió una distancia considerable de la carretera, buscando las mencionadas placas de hielo que el conductor había mencionado… no obstante, nunca las encontró. Pese a eso Cliff Burton definitivamente ya había fallecido. Más tarde ese mismo día, Hammett vio a Hetfield, ebrio, gritando en la calle “Cliff, Cliff, ¿dónde estás?”

El informe del accidente declara como causa de fallecimiento, una compresión torácica con una contusión pulmonar, atestiguado por el doctor Anders Ottoson, médico certificado. El informe policial señaló que la temperatura del aire en el lugar fue de 3,7 °C, sin embargo, no se hace mención sobre alguna placa de hielo de la carretera. Las pesquisas determinaron que el conductor, contra las especulaciones, no iba ebrio ni dormido.

Comentarios de Facebook