Black Flag impuso la pauta punk en América

Alrededor del mundo suceden cosas que aparentemente no tienen ninguna conexión pero que al final de la jornada resulta que sí que tienen, por lo menos, un punto en común. Con la música también sucede eso y podemos decir que tiene sentido porque la música no es más que una manifestación de lo que se esconde en lo más profundo de los seres humanos. Una de las principales ventajas de la música es que sirve para unir a los seres humanos, no importa si viven muy distanciados entre sí porque las melodías no saben cómo discriminar eso. En el punk esto ha sido trascendental.

En el año de 1976 se fundó en California; Estados Unidos de América la agrupación Black Flag. Se dedicaban a hacer hard rock y punk en un país que estaba dominado por creencias religiosas conservadoras según las cuales no tenía ningún sentido revelarse ante el sistema. Esto tenía que terminar.

Como era de esperarse la influencia de The Ramones en Black Flag se podía notar con facilidad pero afortunadamente no pasó mucho tiempo antes de que desarrollaran una identidad propia. Los fanáticos los buscaban porque tenían algo con lo que no contaban los demás.

En Estados Unidos se estaba gestando algo muy interesante desde el punto de vista musical y sería desde aquí que el resto de los países de América tomarían la inspiración necesaria para hacerse notar. Esto se estaba dando gracias a la capacidad de hacerse escuchar que tenían los integrantes de Black flag.

De acuerdo con los medios de comunicación de la época la influencia de esta banda era tan importante que algunos políticos intentaron contratar los servicios de la misma con el objetivo de que promocionaran sus campañas políticas. Black flag era transgresora y fue ahí en donde se consolidó el género punk. Es impresionante.

Comentarios de Facebook