Nick Mason de Pink Floyd escapa sin lesiones de un accidente.

El baterista de Pink Floyd y aficionado a las carreras de carros Nick Mason ha escapado de una lesión después de estrellarse en su auto superdeportivo McLaren F1 GTR que cuesta una exhuberante suma de £ 3 millones, en una pista de carreras.

El rockero septuagenario perdió el control de su querido vehículo en una vuelta de demostración en el circuito de Goodwood en West Sussex durante una reunión de aniversario que tenía con algunos compañeros.

 

Según lo capturado por las cámaras de televisión, el impresionante coche McLaren rojo y amarillo derrapó de la pista en la esquina de St Mary y después de hacer varias piruetas en la hierba chocó con la barrera de choque.

 

Aunque el vehículo sufrió daños costosos en el frente, afortunadamente Nick salió ileso y fue capaz de alejarse del coche.

El coche McLaren dañado propiedad de Nick es el décimo de sólo 28 chasis F1 GTR que fueron fabricados desde cero entre 1995 y 1997.  Fue utilizado por primera vez en 1996.

A pesar de su precio de 3 millones de libras, el McLaren no es el coche más caro que posee Nick. Según driving.co.uk, entre sus tesoros se encuentran algunos modelos de Maseratis, Aston Martins, Bugattis y Porsches. Sin embargo, el más costoso de todos sin duda alguna es un Ferrari 250 GTO que se estima tiene un precio de  £ 30 millones.

 

Nick siempre ha sido un gran admirador de los buenos autos y esto lo deja bien claro al observar un poco la gran colección que posee, sin embargo, en esta oportunidad casi le cuesta caro su amor por los coches aunque por suerte salió ileso.

 

Se espera que a partir de este incidente tenga más cuidado ya que para su edad este tipo de prácticas pueden ser realmente peligrosas.

 

De todas formas nos alegramos que esté bien y que no le haya pasado nada a nuestra estrella.

Comentarios de Facebook