La supuesta última carta de Freddie Mercury, allí revelaría la verdad sobre su muerte

Una carta viene alborotando las redes sociales, según algunos medios sería el último escrito de Freddie Mercury, y revelaría la verdadera causa de su muerte.

“A ella le debo mi muerte”. En Internet las noticias falsas y las verdaderas se mezclan, y son tantas las webs que publican que muchas veces no sabemos quién está diciendo la verdad. Hoy la memoria del extraordinario Freddie Mercury está siendo tendencia por este fenómeno. Para nadie es un secreto los excesos que tuvo en su vida, y la causa de su muerte, pero hace poco una supuesta última carta está alborotando las redes.

La misiva sería el último escrito que hizo Freddie en la cama del hospital en Kensington, Londres. Recordemos que en 1991 se anunció la muerte del cantante como consecuencia de una bronconeumonía complicada por el Sida que padecía, pero según este viral, la vida del ídolo acabó por culpa de ‘ella’. El texto dice así:

 “Cuando la conocí tenía 16 años. Fuimos presentados en una fiesta por un tipo que decía ser mi amigo. Fue amor a primera vista: ella me enloquecía, nuestro amor llegó a un punto, que ya no conseguía vivir sin ella. Pero era un amor prohibido, mis padres no la aceptaron y fui expulsado del colegio y empezamos a encontrarnos a escondidas. Ahí no aguanté más, me volví loco. Yo la quería, pero no la tenía. Yo no podía permitir que me apartaran de ella. Destrocé el coche, rompí todo dentro de la casa y casi maté a mi hermana, estaba loco… Hoy tengo 45 años; estoy internado en un hospital, soy inútil y voy a morir abandonado por mis padres, amigos y por ella. Su nombre: Cocaína. A ella le debo mi amor, mi vida, mi destrucción y mi muerte”.

Algunos portales de entretenimiento han dicho que la carta es verídica, otros la niegan rotundamente. La pregunta más común es ¿por qué mantener esta misiva oculta tanto tiempo? Sea verdad o no, el legado musical que dejó Freddie Mercury se mantendrá intacto.

Aquí te dejamos las últimas fotos del cantante, cuando estaba cómodamente en su casa en Kesington, Londres.

Comentarios de Facebook