Amy Winehouse en su versión más real antes de quebrarse

Amy Winehouse fue una chica que tenía una voz espectacular y una forma de contar que nadie ha podido lograr y fue justamente por eso que se ganó la admiración y el respeto de muchas personas incluyendo a grandes figuras del mundo de la música. Sin embargo, tristemente hace algunos años nos encontramos con la noticia de que había fallecido y que ya no estaría con nosotros para apreciar su voz y la forma en la que sólo ella podía cantar. Sin embargo, ella justo antes de morir dio algunas señales claras de que algo pasaba por su cabeza y era algo muy malo…

Amy Winehouse era una chica que hacía música como nunca nadie la había hecho, antes de las drogas, de la extrema delgadez y las crueles artimañas de los paparazzis,

Empezó apenas a los 20 años y lanzó Frank, una deliciosa colección de canciones soul de alma retro que la puso en el mapa. Tres años después, Back to Black la convertiría en una superestrella con todo lo que eso conlleva: no poder moverse sin aparecer en los tabloides, no poder llevar una vida en paz, no poder escapar de la tentación de las drogas.

Cinco años después Amy murió de una sobredosis. Tenía 27 años y se dijo de todo, muchas cosas ciertas, otras no tanto. El chisme continuó con su cadaver aún caliente.

Solo en los últimos tiempos su imagen ha empazado a “rehabilitarse”. Primero con el documental del año pasado, Amy, del director Asif Kapadia, que muestra un retrato humanista de la cantante y del entorno de personas interesadas que la llevaron a una tumba prematura. Ahora, Charles Moriarty, el fotógrafo que hizo la portada de su primer disco, llega con un libro de fotografías de cuando la joven cantante estaba grabando Frank.

Before FRANK es el esfuerzo de un amigo de Amy que quiso mostrarla tal cual era: inteligente, divertida, humana.

Cuando ella murió, en 2011, Moriarty no sabía qué hacer con esas fotos . Hasta que vio el documental de Kapadia y decidió armar un libro en su honor. El proyecto está en Kickstarter hasta el 19 de mayo y ya ha conseguido superar su meta de recaudar 15 mil libras.

“Espero que este libro permita que estos recuerdos sigan vivos con los fans de Amy”, escribió Moriarty en la página del crowdfunding. “Recuerdo bien ese tiempo que pase con Amy. Cuando miro esas imágenes no puedo evitar sonreír, puedes ver la libertad y la alegría de la juventud en ellas; también son reflejo de mi vida en ese momento y fueron clave para mi desarrollo como fotógrafo profesional”.

En una entrevista con Huffington Post, el fotógrafo dijo que esas fotos son “una parte importante de su vida, donde está pasando de ser una chica joven a una artista. Estaba a punto de lanzar su primer disco. Está experimentando un montón de cosas por primera vez. Estos momentos fotográficos capturan eso. Creo que es importante y que todo el mundo debería verlo, sonreír y recordar a Amy de la misma manera que yo la recuerdo”.

Comentarios de Facebook